Pruebas Fragata

 

El objeto principal de las pruebas era comprobar la inmunidad de la espoleta frente a las  emisiones  de  los  diferentes sistemas  de  armas  y sensores  disponibles  en  la fragata. A tal efecto, se hicieron 12 disparos sobre el mar (uno desde la F-104 Méndez Nuñez y once desde la F-103 Blas de Lezo) en los que progresivamente se fueron incorporando las diferentes emisiones con diversos parámetros, hasta que en los últimos disparos prácticamente estaban todos activos con niveles máximos apuntando sus antenas hacia la trayectoria del proyectil. Algunos aspectos a destacar de la prueba son los siguientes:

·    El éxito de la prueba radica en que la espoleta se active sobre el mar después de recorrer su trayectoria iluminada por los correspondientes sistemas de la fragata. La explosión sobre el mar significa que la espoleta de proximidad funcionó adecuadamente y por tanto soportó las emisiones.
·    Si el proyectil no explosiona o lo hace por impacto sobre el mar, no se puede obtener ninguna conclusión sobre la inmunidad  de la espoleta pues no se ha activado o falló la cadena pirotécnica. Si no explota cuando entra en contacto sobre el mar, implica posiblemente un fallo en la cadena pirotécnica. Si explota por contacto sobre el mar, el fallo es de la espoleta de proximidad o de la batería.
·    La  comprobación  del  comportamiento  sobre  el  mar  se  realizaba  desde  la fragata con la cámara IR de la Dirección de Tiro DORNA y desde un buque de observación a unas 3000 yardas del punto de impacto que, al parecer, utilizaba sensores   ópticos (prismáticos) y una cámara FLIR. El autor de estas notas tenía acceso a la cámara del sistema DORNA y pudo comprobar que era posible determinar con mucha fiabilidad “el carácter de la explosión” pero sin precisión sobre la altura en que se produce. En este sentido conviene recordar que la espoleta radia frontalmente por lo que cabe esperar que la explosión se produzca a unos metros sobre el mar.
·    La duración del vuelo del proyectil era de unos 23 segundos lo que significa que todos los sensores iluminan durante mucho tiempo a la espoleta. No siempre el SPY-1D era capaz de definir traza sobre el proyectil (pasar a fase de seguimiento sobre este blanco) pero ello no invalida la prueba porque en los modos exploración volumétrica y exploración sobre el horizonte este radar ilumina numerosas veces a la espoleta con señales similares, especialmente porque el sector de vigilancia se limitó a la zona del vuelo.
·    Las  pruebas  se  realizaron  con  una  rapidez,  eficacia  y  precisión  que sorprendieron muy gratamente al autor de estas notas. Los disparos se realizaron sin interrupción y a un ritmo muy elevado. La tripulación de la fragata


Blas de Lezo controló en todo momento todos los aspectos de la operación asegurando la fiabilidad de las conclusiones obtenidas.

Por último indicar que lo que se recoge a continuación son las notas manuscritas e impresiones recogidas por un observador externo con un conocimiento limitado de los sistemas de la fragata y un desconocimiento absoluto de este tipo de operaciones. Por tanto se pueden haber cometido errores en la interpretación de las observaciones realizadas.

Las pruebas han permitido comprobar la eficacia del nuevo diseño de espoleta que incluye circuitos específicos para evitar los efectos de señales interferentes y contramedidas electrónicas asegurando, de este modo, la inmunidad ante los sistemas radioeléctricos incorporados en las fragatas.